¿Por qué los dominicanos prefieren el humor?

El cine aparece en República Dominicana en agosto de 1900 en la ciudad de Puerto Plata en el teatro de Curiel, con el trabajo de los hermanos Lumiére. Más tarde en 1922, se destacan los trabajos del fotógrafo y editor Francisco Palau de la mano del fotógrafo Tuto Báez y Juan B. Alfonseca; llevando a cabo la primera película en el país: “La leyenda de la Virgen de la Altagracia”, posicionando el cine dominicano de entrada en el género de la ficción. Lo que se traduce a que no desde el inicio la comedia haya sido la única fuente de inspiración de nuestros cineastas.

Félix Manuel Lora explicó en una entrevista realizada por NCDN; que el cine dominicano está viviendo una etapa de atraer al pueblo a confiar en las producciones que se están haciendo. Y que incluso en nuestros días solo se están trabajando comedias muy simples, y es lo que pareciera que no nos deja avanzar. Afirmó además, que ya estamos preparados para algo más. “Se espera que todo vaya en evolución, pero en evolución positiva”; refiriéndose a la calidad que le hace falta a las producciones que se han hecho y están por hacerse, no solo en el ámbito de la comedia, sino en el cine dominicano en general.

Pese a que una parte de la audiencia está pidiendo a gritos un cambio en el cine dominicano, son las mismas que suelen ir a las salas de cine a consumir producciones internacionales, justificando mayor calidad, diversidad y mejor trabajo técnico y de guion en las películas de otros países. Ahora bien, en la República Dominicana cada vez más se están haciendo películas de todo tipo de géneros. Pero la audiencia está inclinada a la comedia, por una razón social: “No es tan fácil salir a la calle a ver una película de drama, cuando en tu casa ya tienes drama”. Mucho tiene que ver con la composición social que influye en cómo vemos las películas en las salas de cine; expresó el joven cineasta Joan Espino, en una entrevista realizada en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, en la ciudad de Santiago de los 30 Caballeros.

En nuestro país no existe la cultura de asistir a la salas de cine por la exposición artística que esta brinde o por los directores encargados de la obra. Sino por la gran cantidad de publicidad que se les de y por los actores que aparezcan en ella. Pues la mayoría de personas que asisten al cine a ver películas dominicanas, son aquellos que suelen consumir mas material televisivo. Lo que crea una empatía entre los espectadores y los comunicadores o personas arraigadas a los medios. Estas figuras públicas tiendes a atraer a mucha más audiencia por el poder mediático, que les ofrecen los medios comunicativos.

En el 2015 la industria del cine en la República Dominicana mostró sus mejores números en taquilla con la historia de humor que protagonizaron Raymond Pozo y Miguel Céspedes: “Tubérculo Gourmet”, la cual sobrepasó los 400 mil espectadores y recaudaciones generales que rondan los 70 millones de pesos.  Lo que demuestra que la cifra de espectadores es muy baja, en comparación con la cantidad de habitantes de nuestro país, que cuenta con un aproximado de 10,4 millones de personas, según estadísticas en el 2013. Cabe destacar que de las 31 provincias que hay en la República Dominicana, solo ocho de ellas cuentan con salas de cine. Esto explica que nuestras producciones no llegan a todo el mundo, y se ve traducido en el poco apoyo que dan los dominicanos a películas de drama o suspenso, pues prefieren trasladarse por lo seguro (reírse), a ver posiblemente “un clavo”, como popularmente suele llamarse a las películas malas o consideradas un disparate.

“Ahora mismo se está desarrollando una industria que traerá nuevas películas, nuevas historias, nuevos guiones, y la industria debe concentrarse en fortalecer su economía” palabras de Espino. El costo promedio de filmación de una película ronda los RD$40 millones. Si se considera que anualmente se filman cerca de ocho producciones, la economía dominicana estaría recibiendo inyecciones anuales de alrededor de RD$320 millones, por este concepto, lo que favorecería a varios sectores de la economía de nuestro país. Esto pone en manifiesto la gama de oportunidades y empleos que puede producir esta industria, si es bien manejada.

La Ley de Cine brinda un apoyo equitativo a cualquier tipo de película, pues lo que otorga es el permiso para realizar la obra. No obstante a eso, la responsabilidad de buscar los fondos está en manos del realizador. Cuando se trabajan películas de comedia muchas más marcas optan por invertir en estas. Sin embargo, cuando se trata de otro género habrán menos fondos disponibles

Las grandes cadenas de cine en la República Dominicana apoyan nuestras proyecciones, pues tienen la tendencia de aplazar las películas norteamericanas, para poder darle espacio a nuestras películas, ya que generan mayores ingresos. Es decir, que sí existe un cine dominicano que apela a las audiencias y al interés de estas. El trasfondo se encuentra en por qué se apoya más un género que al otro.

La cantidad de películas que se estrenan con fines artísticos, no son suficientes; pues la mayoría de películas dominicanas se estrenan con fines específicamente comerciales. Incluso, se está viendo la incursión de actores de otras nacionalidades, para poder agrandar el mercado de las películas dominicanas. Permitiendo a los cineastas trabajar por menos dinero en películas artísticas, y cobrar lo justo en películas comerciales. Lo que permite que la industria funcione de forma amena.

No es un secreto que el cine dominicano en los últimos años ha ido mejorando en cuanto a calidad se refiere, no obstante el público sigue prefiriendo el humor por encima de otros géneros, aunque hayan directores que se inclinen por otro ámbito del cine. Para que a esos estrenos asistan más personas, se necesita adaptar a público y mostrarle más diversidad y condiciones favorables, con las cuales la audiencia pueda sentirse segura de que irá al cine a ver un contenido de calidad y carácter.

Por: Nicoll Tavarez.

Charina Cedeño.

Nelson Gómez. 

chick-flicks

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s