Carencia y desorganización

 

Se podría decir que en este país el desorden es más grande que la pobreza o que, al menos, van a la par.

No es que seamos desordenados porque seamos pobres, pues en tiempos pasados éramos más pobres que ahora, y no había el nivel de desorden de estos días. Es que hemos tomado como bandera la pobreza para hacer lo que nos da la gana, donde cualquier ministro del gobierno gana más dinero que el mismísimo presidente de la república

Y esos “pobres” se han convertido en una fuerza de choque que limita las posibilidades de reforma que son imprescindibles para avanzar democrática e institucionalmente. Al menos, es la excusa de los políticos.

La República Dominicana no tiene ni el tamaño ni la población para que los cambios necesarios no puedan ser aplicados. Ha faltado una élite que impulse los cambios y una clase política con visión de futuro. Ante esas ausencias, los más agresivos se han apoderado de segmentos de poder en el transporte, en la educación y en ciertos sindicatos profesionales, para impedir las reformas.

¿Por qué un chofer de carro público no paga impuestos, ni seguridad social, y un empleado sí? Esa es la tarea, vivimos en un país donde los políticos corruptos, los ricos y famosos se hacen cada día más ricos y los que los que las pasan peor son los primeros que se alzan a defender ese mismo sistema que los mantiene cada vez más pobres, es ahí donde está el problema de República Dominicana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s